ya vivirás mañana

Podrías pensar que ser inmortal es divertido, pero la vida de James Pickerman no te lo confirma.

 

Como inmortal de segunda, Pickerman alarga su triste Existencia gracias al trabajo de oficinista, hasta que una serie de pequeños malentendidos destruye el equilibrio que había imperado durante más de 400 años. De repente, miles de inmortales son despedidos de sus empresas, perdiendo así la vida eterna, Pickerman tiene que despedirse de la voz del ascensor de la que está enamorado (mejor no preguntes) y parece que el suministro de ferruguita, el metal con el que se elabora el suero de la inmortalidad, corre peligro de agotarse.

 

Y eso solo en los primeros capítulos...

PRÓXIMAMENTE

© 2020. Álex Garrido.