microMUNDOS

Los micromundos son cosas que me vienen a la cabeza y que no se sabe de dónde proceden. Entre ellos puedes encontrar reinos edificados sobre el poder de una corona de boquerones o la crónica de una banda de caniches criminales en el Chicago de los años 20. Yo qué sé, no preguntes.

  • Álex Garrido

La caninocracia es, evidentemente, una fórmula de gobierno en la que reinan los perros. Nunca se ha puesto en marcha por falta de interés político de los posibles gobernadores, pero hubo una vez que un mastín lo intentó. Se llamaba Bernhard y era algo bobo, la verdad sea dicha. Pero no le faltaba ambición, y hay que reconocer que en este mundo te lleva más lejos la ambición que la inteligencia. El caso es que Bernhard se lió con un chihuahua, pero luego le traicionó y se hizo una bufanda con él. Todo esto solo para poder soportar las bajas temperaturas de Denver en invierno. Ya desde el principio vemos sus dos características: no se detenía ante nada para lograr sus objetivos (AMBICIÓN) y, en lugar de coger una manta del armario, va y mata a un caniche para hacerse una bufanda (ESTUPIDEZ). Bernhard es un psicópata. Que le jodan.

  • Álex Garrido

Lisérgicamente hablando, los coyotes son tipos mucho más interesantes. Eso sí, no me pidas que te explique por qué. Tú créeme y ya está. El caso es que desayunan con diamantes, el título de la peli se lo copiaron a un coyote. Él Estaba desayunando en un bar cutre de barrio su bol de diamantes con leche y el director de la peli, que estaba pasando por una crisis creativa (había gastado todas sus ideas haciendo la peli y ahora no tenía para pensar un título. Estaba esperando a ver si le daban un crédito creativo pero en el banco aún no le habían dicho nada) vio al coyote. Entonces, movido por la simpatía (si nunca habéis visto un coyote comiendo cereales, os conmino a buscarlo en youtube, son muy monos), el director le dijo “Qué, ¿desayunando con diamantes?”. Enseguida tuvo una revelación, se volvió loco y amenazó con los puños al coyote, le dijo que la idea era suya y como se le ocurriese usarla le iba a despellejar vivo y comerse a sus ancestros y a sus descendientes. El coyote estaba flipando por varias razones. Primero, tampoco era una idea tan buena. Segundo, él era contable, ¿para qué coño quería él una idea? Los contables no suelen usar ideas, como mucho para el coleccionismo. El resto de las razones de coyote son privadas.

  • Álex Garrido

Berenjenas. Están entre nosotros. ¿Tienes que depurarte de impurezas? Esnifa berenjenas. ¿Necesitas aprobar un examen? Lee berenjenas. ¿Tu boli no pinta? Coge otro. Los gatos lo sabían desde el principio, por eso desarrollaron un culto a las berenjenas que les reportó grandes beneficios históricos. Gatal-el-Berenjalí fue el primer felino faraón que les rindió culto, y a cambio le dieron poderes cósmicos. Por ejemplo, él fue el primer gato que llegó a lamerse los genitales. Su sucesora, Petrunia-el-Berenjalí, estableció un matriarcado felino que rompió con todo lo visto hasta entonces. Todo su pueblo se lamía los genitales. Esto hizo que la adolescencia gatuna se alargase tanto que, en un momento dado (300 a.B. (antes de Berenjalí)), dejó de haber contables, partidos laboristas y riders de Deliveroo. Ningún adolescente quiere hacer esas mierdas. En pocos días, la civilización colapsó. Han quedado pocos restos arqueológicos porque los gatos no construyen nada. En serio, ¿has visto sus zarpas? Con eso no pueden ni hacer pirámides. Tú tampoco puedes, pero en tu caso es por ignorancia.

© 2020. Álex Garrido.