microMUNDOS

Los micromundos son cosas que me vienen a la cabeza y que no se sabe de dónde proceden. Entre ellos puedes encontrar reinos edificados sobre el poder de una corona de boquerones o la crónica de una banda de caniches criminales en el Chicago de los años 20. Yo qué sé, no preguntes.

  • Álex Garrido

Libérrimos días aquellos en los que viajábamos en carabela. Podíamos morir de escorbuto, sí, o de hambre. También había muchos esclavos, es verdad. Pero, aparte de eso, libérrimos días. Un mono podía cruzar la península de árbol en árbol si conseguía que no lo abatieran a tiros o pedradas. Eso es la libertad.

  • Álex Garrido

Paracuellos es una dictadura. Ese pueblucho esconde más de lo que parece. Está gobernado con mano de hierro por la Sargenta Mulifruta, que tiene odio a la humanidad desde que se dio cuenta de que con una sola T se habría podido llamar Multifruta. Pero en el registro civil no quisieron. Desde entonces lucha contra todo vestigio del estado. Llegó poco tarde, porque después del apocalipsis nuclear no quedaban estados, así que Mulifruta se tuvo que conformar con insultar a los pocos señores con gafas que quedaban (a los que identificaba con burócratas) y a ladrar a cualquier grupo humano de más de dos personas hasta que se dispersaban. Se estableció en Paracuellos porque estaba cansada. Si no se hubiera ido a un lugar mejor, claro. Que no es tonta, solo desequilibrada.

Lo que Mulifruta no sabe es que desde Madrid, capital del reino de Celtiberia, están al tanto de sus actividades. En concreto, saben que le gusta recoger palos y hacer puentes de piedra. Lo que no saben en Madrid es qué hacer con esa información. Yo tampoco.

  • Álex Garrido

Párking. Papa Johns. Perpendicular. Papusina. Peloponeso. Tanteo. Culomaquia. Taurocentrismo. Expedicura. Microfacio. Testentoría. Pachutelina. Endremasílabo. Puñetadismo y Limonosor.


Son los 15 reyes godos. Ellos salvarán a la infancia de manos de las ranas. Las ranas tienen un plan: acabar con todos los niños. Otros seres menos diabólicos simplemente matarían a todos los niños, pero las ranas son sádicas: ellas pretenden destruir las piruletas. Los niños ser verán obligados a entrar de lleno en la adultez, ponerse corbata y hacer presupuestos para arreglar tejados. Irán a Tecno-casa. Dejarán flores en la tumba de Lola Flores de incógnito, porque no quieren que les reconozcan. Ningún niño quiere ser etiquetado como fan de Lola Flores, se ve como algo anticuado. Hasta la próxima vez que se ponga de moda, de manera irónica o vintage. Entonces ya verás: los putos niños que ahora la desprecian perderán el culo por ir a ponerle flores a su tumba. Merecen ser exterminados.

Me he comprado una rana.

© 2020. Álex Garrido.